Hacía tiempo que no entraba por aquí y quizás sea este el último intento de darle vida a este blog pero, armado de nuevas ideas y ganas, me lanzo de nuevo a las publicaciones. Hoy 8 de marzo, día internacional de la mujer, que mejor tema que dedicar este post de vuelta a una mujer que ha pasado a la historia por ser la primera afroamericana en grabar un disco.

Estamos hablando de Mamie Smith, conocida como la primera dama del blues, antes de Billie Holliday y otras muchas. Nacida en Cincinnati en 1883, su vida se ligó desde muy pronto a la música y el cabaret, siendo cantante y bailarina. No fue hasta su llegada a New York cuando su carrera despegó gracias al musical “Made in Harlem“. En 1920 el sello Okeh Records iba a grabar un disco con la cantante blanca Sophie Tucker pero ésta enfermó y no pudo participar en dicha grabación y, gracias al compositor Perry Bradford, Mamie Smith grabó las dos canciones que estaban programadas con la banda aunque no llegaron a editarse en disco. No fue hasta unos meses después, en agosto, cuando por fin, después de otras grabaciones, se editaría “Crazy Blues” (elegida en 2005 pieza artística a conservar en la biblioteca del congreso de EE.UU). El disco fue un éxito absoluto y esto llevo a otros sellos a buscar más cantantes de color para grabar nuevos discos.

Anuncios